Censura y Autocensura

Encuentro de escritroras latinoamericanas

Galería Tokiota

Congreso Mundial Pen en Tokio 2010

Encuentro de Minificción

"Raúl Aceves 2017".

Crónicas de Brandenburgo

Viajar es como soñar en un sueño.

martes, 4 de septiembre de 2018

La mujer de la moto por Jorge Luis González






Regreso a ese otro tiempo en mi mente por momentos, y me digo: estuvo bien y estaré bien, pero, por lo que observo, me encuentro en algún hospital; entretanto, la vida prosigue y aquí adentro nada pasa.

Recorría la avenida rumbo al trabajo, de pronto, vi como una moto proveniente de una calle trasversal invadió primero el carril izquierdo, de súbito cambió al derecho, mismo que daba a la banqueta, y justo delante de mi auto. Eran dos ocupantes. Una escena típica de un domingo por la tarde, donde la mujer va detrás con unos jeans que se ve le gusta lucirlos por lo ajustados. Sin embargo, en esta ocasión ambos ocupantes de la moto iban encapuchados. Redujeron la velocidad al tiempo que otra mujer con su carriola caminaba por la acera. Entonces, la ocupante de la moto, la de los jeans, se inclinó de su lado derecho, lo necesario como para, con un esfuerzo adicional, levantar incluso un billete del piso. Estaba muy cerca de la mujer de la carriola, quien al caminar le daba la espalda. Luego, el resto ocurrió demasiado rápido. Lo único que no logro recordar, es en qué momento apreté el acelerador de mi auto hasta el fondo.

Mientras la vida continúa, todo pasa allá afuera, y yo sigo en este hospital. Por momentos, en mi mente, regreso a ese otro tiempo preguntándome: si el bebé sigue vivo y con su madre; si los secuestradores murieron o estarán allá afuera esperándome; si todo en realidad sucedió o sólo fue un sueño pasajero cuyo héroe soy yo. Pues dicen: después de un coma, la mente suele confundir la imaginación con los recuerdos de lo vivido.


lunes, 6 de agosto de 2018

Presa desbordada por Airee Corlop





La encontraron sollozando. Había sido hallada al borde de su cama de holanes rosas. Los vecinos llamaron a la policía después de los chillidos y gritos que escaparon por las ventanas.

Marcas rojas delineaban el cuello, hombros, brazos y muñecas y una quemadura le fue impresa en la espalda. Fue imposible saber cuánto tiempo llevaba en esa posición con las piernas contraídas y el vestido rojo desgarrado. Incapaz de articular una palabra, tapaba su rostro con las manos, pero las lágrimas se le escapaban entre los dedos como presa que se desborda.

Intentaba guardar silencio porque ella era la culpable de todo: una mujer provocadora.
Esa tarde ella tuvo que ser cargada para ser conducida al hospital. Los paramédicos pasaron por encima de una lámpara rota, un oso de peluche y maquillaje de fantasía desmoronado en el suelo que simulaba un arcoíris difuminado

Esa tarde la encontraron con el vestido rojo, el maquillaje corrido y las palmas de las manos húmedas. Unas manos diminutas y una espalda diminuta donde un sol ardiente que no pidió se le dibujaba por ser provocadora y no aceptar las consecuencias de sus actos.

Su cuerpo era frágil y el vestido rojo estaba húmedo, orinado por el miedo. Esa tarde fue revisada por los médicos y encontraron no solo marcas externas sino internas, con cura física, pero no mental.
Ella había sido desgarrada y humillada porque lo merecía. Eso le habían dicho durante todo el acto forzado.

Después de tres días pudo hablar. Ya no tenía puesto el vestido rojo, ni las sombras de fantasía, ni todo lo que le había robado a su madre. Ahora lloraba en una habitación fría y azulada, con jirafas, elefantes y monos tapizando las paredes, esos adornos que colocan en los hospitales para amenizar algunas de las habitaciones del lugar.

Una tarde de hace tres días la niña se había convertido en una mujer, eso le dijo su padrastro. Una mujer porque las niñas no usan vestidos provocativos, una mujer porque las niñas no se maquillan y no se pintan los labios, una mujer porque las niñas no se ponen todas esas cosas para jugar con sus muñecas, le dijo su padrastro cuando la tomó en brazos e intentó arrancarle el vestido y ella trató de escapar y terminó siendo atada. Eso sólo lo hacen las mujeres, para provocar a hombres como él, recordaba la niña.

La madre no creía nada de todo aquello, aunque el padrastro ya estaba siendo investigado.

Después de tres días, la niña de diez años había dejado de ser niña para convertirse en mujer.  Era su culpa, toda su culpa. Mencionó la niña entre sollozos cuando una trabajadora social le hacía preguntas. La mujer confundida miró a la niña queriendo saber por qué se culpaba, a lo que ella respondió que las niñas no deben jugar a ser mayores. Cubrió el rostro y la presa se desbordó una vez más.

lunes, 26 de febrero de 2018

Inauguración de nuestro canal de YouTube

Les invitamos a nuestro canal de YouTube


Lo estamos inaugurando con el video en que nuestra presidenta emérita, Martha Cerda, está narrando dos de sus cuentos: Inventario y Reconciliación.